Back To Nintendo
  WHERE'S WALDO? (NES)
 

                                                    Where's Waldo? (Víctima: NES)



                                         


Aaah, el entrañable Wally, ese personajillo con gafas, gorro de lana, camiseta a rayas rojas, prominente bastón y un sinfín de trastos cargados a la espalda... ¿Quién de los presentes no ha jugado nunca a encontrar a este crack entre la gigantesca y pintoresca multitud del lugar en el que se halla? A mí no hace falta preguntarme: cuando era un bambino me compraba todos sus libros y me tiraba todo el santo día buscándole a él, a su perro Woof, a su amiga Vilma, al mago Barbablanca, al malísimo Yllaw... y partiéndome el ojete con las surrealistas situaciones a las que hacían frente el resto de secundarios, frecuentemente los habitantes del país o mundo visitado por nuestro amigo. Qué tiempos aquéllos...

 

¿Que vosotros también conserváis con nostalgia estos mismos recuerdos? Pues entonces hacedme caso, os lo digo de todo corazón y como gran camarada vuestro que soy: NO se os ocurra jugar JAMÁS a la adaptación que se hizo de este popular personaje británico para la NES, porque se os puede caer el alma al suelo... y quizá algo más. Este Where's Waldo? (sí, así es como los yankees "bautizaron" a nuestro amigo; siempre cambiando cosas estos señores...) es una auténtica aberración psicológica y un sonrojante insulto a los seguidores de la criatura diseñada por Martin Handford hace 22 años.

 

Empecemos a enumerar defectos, que los tiene a patadas: los gráficos... bueno, el simulacro de gráficos que se han sacado de la manga los programadores del juego, los individuos de THQ (que debe de significar Te Hemos Quemao, porque a mí por lo menos me han dejado las neuronas la mar de achicharraditas). Los personajes, aparte de presentar una mezcla de colores de lo más inverosímil, tienen un tamaño ridículamente microscópico, tanto que resulta casi imposible distinguir un personaje de otro en la pantalla, Wally incluido. Los que sufran de miopía las pasarán (pasaremos) canutas desde luego. Bueno, y si nos vamos ya a los escenarios... LAMENTABLES, señores, la-men-ta-bles, de lo peor visto en un título de NES, y eso que los ha habido que tienen telita. Se han limitado a poner un arbolito por aquí, una casita por acá, un tren por allá, han vuelto a mezclar los colores de una forma incomprensible... y ya está, a tomar por culo. Si en el diseño de los personajes, que es lo más importante en un juego de estas características, se los han tocado a base de bien, ¿para qué se van a esforzar en hacer unos fondos de calidad? Total, seguro que nadie va a reparar en ello...

 

Seguimos con el sonido. Tengo la sensación de que los programadores de THQ fueron en su vida anterior concursantes de Operación Triunfo, porque si no, no me explico cómo pudieron componer esa retahíla de sonidos tan perrunos y asquerosos y hacerlos pasar por música de introducción de un juego. Digo "de introducción" porque sólo vais a oír algo sonoro en la intro, ya que luego os sentiréis como Beethoven y Jaime de Borbón en un concierto de xilófonos. No, no es que el volumen de vuestros televisores se haya averiado o el cachondo de vuestro hermano pequeño le haya dado al Mute sin daros cuenta, es que durante la partida no se escucha practicamente NADA: ni una melodía que llevarse a la boca, ni un efecto de sonido, sólo un pitidito que te indica si has ganado, si has perdido o si eres un completo idiota por estar jugando a esto. Esto último era una broma de las mías, pero habría quedado de cine si lo hubieran incluido. Y además, no creo que hubiera desentonado en comparación con el resto del conjunto.

 

"¿Jugabilidad? ¡Juas, me río yo de esa palabra mundana y propia del populacho videojueguil!" Seguramente esto es lo que se le pasaría por la cabeza a la mayor mente pensante de los programadores de THQ, lo cual nos da una idea aproximada de cómo serían los demás. Durante las distintas pantallas de las que se compone esta "maravilla" deberéis controlar un cursor (que varía de tamaño según el nivel de dificultad) con el que apuntar sobre Wally una vez lo hayáis encontrado (lo cual será toda una hazaña viendo lo que se parecen muchos de los citados microscópicos personajes entre sí) y acto seguido pulsar el botón A para confirmar vuestro hallazgo. Hasta aquí bien. Lo malo vendrá cuando posicionéis el cursor sobre Wally, pulséis el botón... y la máquina haga como que no lo habéis encontrado aún, sonando el pitidito de derrota al instante (no, el de ser idiotas por jugar a esto no, ya os he dicho antes que lamentablemente el juego no lo trae incorporado). Flipante: si no se posiciona el cursor en el píxel correcto del cuerpo de Wally la máquina no lo da por válido. Olvidaros por lo tanto de jugarlo en un emulador y con teclado, donde la precisión no es tan ajustada como en el pad de control. De hecho, yo que vosotros también me olvidaría de jugarlo en la consola. Si lo que queréis es hacer sufrir a la pobre NES coged vuestro Citroën C3 y arrolladla un par de veces tras colocarla en un campo de higos chumbos. Seguramente lo agradezca más que si le introducís este purgante de chips.

 

Luego están las fases, que intentan (es un decir) reproducir algunas de las páginas más famosas de los libros de Wally: la estación de tren, el bosque, la cueva (que en otro alarde de "inspiración" de los programadores aparece completamente oscura), el circo... Estas fases, como ya dejé caer hace un rato, se pueden jugar en tres niveles de dificultad: facilísimo, más fácil y fácil. Sí, da lo mismo qué nivel elijáis, ya que el juego presenta prácticamente la misma dificultad que quitarle un piojo a Mini-yo. Y si en algún momento se puede hacer complicado es por el mencionado tamaño liliputiense de los personajes, que para los cegatos como yo puede convertirse en un auténtico calvario visual. Vuelvo a avisar: Rompetechos abstenerse.

 

Después de esto, ¿todavía tenéis ganas incluso de echarle un vistazo? Pues nada oye, vosotros veréis. Sarna con gusto no pica.




                             


                             


                             


                             


                             

 

 

 

                                                                                                                                              PENUMBRA



 
  Hoy había 13 visitantes (69 clics a subpáginas) © backtonintendo.es.tl  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=