Back To Nintendo
  DUCKTALES (GB)
 

                                                   DuckTales (Víctima: Game Boy)


                                      
                                       




Para pegarse un tiro. Así de contundente tengo que describir a esta adaptación para Game Boy de una de las joyas de la corona de la NES (y recientemente comentada en esta página), el carismático DuckTales. Bueno, carismático el de la mediana de las Nintendo, porque el de la pequeña portátil monocromo tiene para mí el mismo carisma que el bajista de Mägo de Oz: poco o muy poco. ¿Que por qué estoy tan indignado? Ahora os cuento, ahora...


Porque uno ve capturas del juego y automáticamente piensa cosas que por desgracia no se ajustan a la realidad: gráficos grandes y bien hechos para ser un juego de Game Boy y las mismas fases que pudimos encontrar en NES pero modificadas, lo cual le da un plus mayor de novedad, y qué caramba, a mí no me gustan las adaptaciones calcadas como le ocurrió a Felix The Cat (mi buen amigo BIRC puede dar fe de ello), así que en estos dos apartados aprueba y con nota.


Por desgracia, aquí se acaban las cosas buenas de este DuckTales para Game Boy y empiezan las malas: las melodías son las mismas que pudimos escuchar, y disfrutar, de lo lindo en NES... PEEEEEEROOOOOO.... pero no suenan tan bien como en su hermana mayor, al contrario: la de la luna ha perdido magia y épica, y la de Transylvania hay momentos que es completamente chirriante. Sí, como lo oís: ¡la extraordinaria melodía de Transylvania suena chirriante! Así como en la versión NESera estos conceptos son claramente antagónicos e incompatibles, en la de Game Boy es la cruda y triste realidad. Eso sí, el sonido que se escucha al eliminar un enemigo es infinitamente mejor aquí que allí. Algo bueno tenía que tener...


Y dejo el "plato fuerte" para el final: la jugabilidad. ¿Cómo podría calificar la jugabilidad de este juego de forma que no me quede demasiado fuerte y de este modo puedan leerme los niños? A ver....... la jugabilidad es....... asquerosa, repugnante, vomitiva, perrera, suicida, lamentable, bochornosa, un monumento al caos, una pesadilla, como un examen de Historia en el que no has estudiado nada, como un sol de agosto a las cuatro de la tarde, como una caravana de 30 kilómetros, como el jefe detrás tuya dando el coñazo (perdón, niños, "me se" ha escapao), como tu suegra quedándose a vivir en tu casa, como quedarse encerrado en el ascensor con ese vecino al que no puedes ni ver, como una mala digestión tras tragarte medio kilo de papas con ali oli, como....... ya no se me ocurre nada más, pero espero que haya quedado claro. Vale que sonoramente no dé la talla, pero estaría dispuesto a perdonárselo si la jugabilidad fuera la mitad de buena que su homónimo nintendero. Pero es que no es ni 1/8, gente. Para empezar, el tío Scrooge de Game Boy parece que se haya hartado de panceta en sus ratos libres, y no porque esté gordo, sino porque es más lento que el caballo del malo de la peli, por lo que saltar un simple barranco a veces se convierte en un suplicio. Del ataque con bastón para qué voy a hablar: a su favor tiene el que no haya que pulsar ABAJO para ejecutarlo, pero eso la verdad es que da un poco igual cuando luego ves lo desesperante que resulta rebotar sobre un enemigo o sobre un maldito cofre o una jodi... maldita piedra sin resultar herido la mayoría de las veces. Ah, y otra cosa: nunca una cosa tan sencilla como saltar sobre una cuerda suspendida en un barranco te hará perder tantas vidas como aquí. Para llorar.


Luego están los jefes, que son incluso más fáciles de eliminar que en NES, y ya es decir: basta con darles 4 toques en lugar de los 5 habituales para mandarlos a paseo. Por no hablar de que no son ni la mitad de amenazantes: el Rey Cantorodao no gira tan rápido como en NES; el número de bolas de nieve que provoca el Yeti al darle un puñetazo a la pared es menor; la bruja Mágica vuela casi todo el rato a baja altura, por lo que en un par de segundos la tendréis dominada por completo; incluso diría que la rata del nivel de la luna no es tan impredecible como antes. De la estatua móvil de la primera fase para qué voy a hablar, si antes era fácil ahora... Quizá el que opone un poco más de resistencia es el Pato Drácula... hasta que te das cuenta de que es igual de fácil que la otra vez, sólo que ahora el pésimo control de Scrooge lo complica todo más de la cuenta. Lo sé, es muy triste tener que hacer hincapié cada dos por tres en la deprimente jugabilidad de este título, pero es que no me queda más remedio.


Y creo que no hace falta decir mucho más, por lo que finalizaré con una frase contundente pero cierta: si la versión de DuckTales para NES es uno de los mejores plataformas que he jugado en mi vida, esta adaptación para Game Boy es una de las cosas más esperpénticas que han pasado por mis manos. Dadle las gracias a su "jugabilidad". Cambio y corto.




                                        
                                          


                                          


                                         


                                         


                                         


Así a simple vista parece una muy buena conversión del juego de NES, ¿verdad? Lo malo es cuando empiezas a jugarlo: ahí es cuando entonces comienza el calvario...




                                                                                                                                                 PENUMBRA

 
  Hoy había 13 visitantes (78 clics a subpáginas) © backtonintendo.es.tl  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=