Back To Nintendo
  Rancho Lon Lon (adulto)
 


EL RANCHO LON LON  (adulto)



                 

 

Ni siquiera el tranquilo, pacífico y amigable rancho que conocisteis en vuestra niñez se libró de la tiranía del nuevo y autoproclamado rey de Hyrule, al cual no se le ocurrió nada mejor que echar a patadas al bonachón de Talon y poner en su lugar al amargado y cara-estreñida de Ingo. El resultado, el que veis: un lugar en el que impera el negocio por encima de todo, y en el que tendréis que pagar hasta por montar a caballo. Precisamente de caballos vamos a hablar ahora, ya que aquí se encuentra la que sin duda se convertirá en la mayor ayuda de Link durante el resto de la aventura: la yegua Epona, que al igual que vosotros, ha crecido una barbaridad (7 años son 7 años, queráis o no...). ¿Qué hay que hacer para rescatarla? Leed, leed...

 

1º.- Hablad con Ingo para que os deje montar en su rodeo improvisado por una cantidad increíblemente razonable para ser él: 10 rupias. Una vez dentro tendréis un minuto para dar una vuelta a caballo por el rodeo. Podréis elegir entre dos tipos de montura: el caballo de crin oscura que tenéis al lado de donde empezáis (y que corre menos que yo cuando hacía gimnasia en el instituto, de ahí que no os lo recomiende para nada)... y Epona, que es la yegua de crin blanca que se encuentra al fondo. Como se trata de una fierecilla la mar de indomable, no os quedará más remedio que tocar la Epona's Song para que se acerque a vosotros. Subíos a ella y cabalgad por el escenario hasta que se acabe el minuto.



 

 

 

2º.- Volved a pagarle a Ingo 10 rupias y volved a controlar a Epona. A continuación, hablad con Ingo, el cual os dirá que estáis progresando bastante y que le gustaría retaros a una carrera a lo largo del rancho. Aceptad su propuesta.



 

 


 3º.- Bien, ahora tendréis que dar una vuelta completa por el rancho y llegar a la meta antes que Ingo. Acelerad todo lo que podáis hasta que os pongáis en cabeza. Eso sí, echadle un vistazo de vez en cuando al contador de zanahorias superior procurando que no se agote, pues de lo contrario Epona se cansará y empezará a correr con mayor lentitud, dándole ventaja a Ingo. Si ganáis, Ingo empezará a gritar como un poseso y a pediros la revancha, prometiéndoos que si le ganáis de nuevo, os regalará a Epona. Habrá que repetir la carrera una vez más...

 


 

 


4º.- Esta segunda vuelta es algo más complicada que la primera, ya que vaya usted a saber por qué, el caballo de Ingo irá más rápido (¿lo habrá dopao?). Intentad sobrepasarlo por la derecha durante el primer tramo de la carrera y luego acelerad hasta que os quede una zanahoria, y durante el tiempo que dure la recuperación de Epona, cerradle el paso a Ingo para que no os adelante. Finalmente, volved a acelerar hasta el final.

 


                    

 


Colérico por su doble humillación, Ingo cumplirá su promesa de regalaros a Epona. Eso sí, el tío asqueroso os dejará encerrados dentro del rancho sin posibilidad alguna de escapar... o eso es lo que él cree.

 


 

 


Porque efectivamente, hay una manera de escapar del rancho: colocad a Epona mirando hacia el muro que separa el rancho de la Campiña Hyrule (ver foto) y acelerad como cabro... como posesos. De repente, Epona hará gala de su majestuosa agilidad y saltará el muro, quedando libre de la tiranía de Ingo de una vez para siempre. Ahora ya podréis usar a la yegua tantas veces como os venga en gana, siempre y cuando toquéis la Epona's Song para llamarla.

 


 

 

 

 

Volved al pueblo Kakariko y hablad con Talon, que no cabrá de gozo al saber que ya puede volver a su casa. Nuevamente, dirigíos al rancho, preferiblemente montados a lomo de Epona. Allí, contemplaréis con gran satisfacción cómo la paz ha vuelto a este próspero lugar, con Ingo arrepentido por su injustificable comportamiento, Talon trabajando a destajo para evitar que vuelvan a arrebatarle el rancho (¡milagro!)... y Malon dándoos las gracias por todo lo que habéis hecho por ellos.

 


 

 

 

Además, si habláis con Malon una vez más, ésta os propondrá un divertido desafío: dar dos vueltas al rancho en menos de 50 segundos. El recorrido ahora está obstaculizado por una serie de vallas que tendréis que ir saltando (acelerad para sobrepasar las más altas). Si lo lográis, un "curioso" premio os estará esperando en vuestra casa, allá por el bosque Kokiri. Por cierto, ése es nuestro próximo destino.

 



 






 
  Hoy había 13 visitantes (40 clics a subpáginas) © backtonintendo.es.tl  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=